Get Adobe Flash player

La Fesimubo hizo su último plenario del año

El titular de la organización gremial, Rubén “Cholo” García, encabezó la jornada, que tuvo como puntos principales ratificar el estado de alerta y movilización para todos los sindicatos de la provincia y respaldar a los municipales de Mar del Plata, cuya relación con el intendente Carlos Arroyo es una de las más conflictivas.



Secretarios generales de los gremios afiliados a la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fesimubo) participaron ayer de su último plenario del año, en el que ratificaron el “estado de alerta y movilización” en territorio provincial en caso de que los conflictos con los poderes ejecutivos locales no se destrabe, especialmente el que los municipales de Mar del Plata mantienen con el intendente de General Pueyrredón, Carlos Arroyo, de quien señalaron que “vive echando permanentemente nafta al fuego”.


El acto se celebró a partir del mediodía en el campo deportivo “24 de Septiembre”, que el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) tiene en Villa Domínico, y estuvo presidido por el titular de la Fesimubo, Rubén “Cholo” García, a quien acompañaron los secretarios generales del STMA, Hernán Doval; de Mar del Plata, Antonio Gilardi; de Lanús, Susana Chazarreta; entre otros de diferentes distritos bonaerenses.


Con respecto a la situación crítica que viven los trabajadores municipales de Mar del Plata, ciudad a la que los gremios comunales de toda la provincia acudieron días atrás para apoyarlos con una gran marcha, García les manifestó una vez más su respaldo y advirtió que, en caso de que no lleguen a un consenso con el Ejecutivo, “seguramente” tomarán “una medida más extrema, con un cese de actividades de todos los sindicatos de la provincia”.


Para ahondar en el conflicto marplatense, Gilardi apuntó contra el secretario de Hacienda municipal, Hernán Mourelle, por hacer fracasar la negociación salarial, debido a que el sindicato rechazó la última oferta de recomposición que hizo el Municipio por considerarla insuficiente.


“En Mar del Plata tenemos un problema, hay un virrey designado que mandaron oportunamente de Lanús, que es el que realmente pone condiciones ante el silencio y el sometimiento del intendente municipal, que es el que debe tomar las decisiones políticas y no lo hace”, acusó el dirigente, y agregó como un absurdo que “ahora va a ser él quien va a hacer retención de tareas y no va a pagar los sueldos”.


Luego, enfatizó: “Todos los intendentes anteriores, cuando existió un conflicto, tuvieron la cintura política necesaria para encontrar junto con el gremio los consensos necesarios como para superarlo. Este Ejecutivo municipal, lejos de tener la intención de encontrar un punto de encuentro, vive echando permanentemente nafta al fuego, apretando, incluso han querido apretar al personal jerárquico para que haga las listas negras de quién adhería. No pasó nada en ese sentido porque no tuvieron el respaldo del personal jerárquico, incluso de algunos funcionarios políticos.”


Por su parte, Doval sostuvo que “la situación de pelear contra el poder político, de pelear contra los intendentes, muchas veces es incómodo, porque uno pelea contra un poder muy grande”. Sin embargo, habló de dos victorias recientes, que son juicios ganados al intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi: uno porque el jefe comunal les había sacado por decreto a los municipales los códigos de descuento de la mutual, lo cual ahora debió revertir; y otro porque fue obligado a reincorporar a cinco trabajadores de Inspección Judicial, quienes habrían sido “apretados” para desafiliarse, y debido a que se habrían negado, los separaron de sus funciones.


También, comentó: “Yo tenía muchos amigos que se convirtieron en intendentes y cambiaron hasta la personalidad, porque lo que viene es una situación donde se cree el dueño de la ciudad, el dueño de la verdad, hay toda una subida de humo que viene con el cargo, entonces es ahí donde empiezan los problemas. Es muy difícil conseguir cosas para los trabajadores si en algún momento los sindicatos nuestros no se plantan.”


Además, dejó en claro que “esta federación es la que viene discutiendo el futuro, el presente y los derechos de los trabajadores municipales”.


Después, el “Cholo” volvió a tomar la palabra para contar que el senador provincial del PJ Unidad y Renovación Gustavo Soos (proveniente de Merlo) presentó un proyecto de reforma de algunos artículos de la ley 14.656, de paritarias municipales, pero sin conocer los detalles de la misma. Esta normativa fue impulsada por la Fesimubo.


“Lo que les molesta a los intendentes es la ley”, aseguró García, y advirtió: “Estemos atentos porque la política tiene sus profilácticos, que es (Oscar) Ruggiero”, en referencia al secretario general de la “contra” de la Fesimubo, que es la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires.


En esa línea, recalcó que Ruggiero es afín a los intendentes, motivo por el cual anticipó: “Van a tratar de avanzar nuevamente en contra de la ley. Por eso lo que demostramos el otro día en Mar del Plata hace que la política retroceda un poco en la ambición que tienen de que volvamos a un régimen de flexibilización laboral.”


Al término de las disertaciones, la jornada continuó y todos los presentes se preparaban para compartir una choripaneada.


Fuente: http://politicadelsur.com/nota/50317/la-fesimubo-hizo-su-ultimo-plenario-del-ano/