Get Adobe Flash player

Municipales advierten sobre “ataques permanentes” del Ejecutivo

Lo aseguró a Info Región el secretario gremial del STMA, Walter Fariñas, en medio de la polémica por el edificio donde funciona la OSPMA. Arremetió contra Jorge Degli Innocenti.

El secretario gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA), Walter Fariñas, se mostró muy molesto con la declaración como “patrimonio histórico” del edificio donde funcionan los consultorios de la Obra Social del Personal Municipal de Avellaneda (OSPMA), en base a que ello les ocasionaría complicaciones financieras al gremio.

“Es una nueva jugada desde la Intendencia para, en esta nueva etapa, seguir perjudicando a los trabajadores y la obra social”, afirmó Fariñas en diálogo con Info Región, y sostuvo que el STMA tiene “una serie de proyectos que se iban a realizar a partir de que asuma el secretario general (Hernán Doval)”.

En ese marco, sostuvo: “Lo único que hicieron ellos fue tratar de declarar patrimonio histórico el edificio con la sola excusa de que nosotros no podamos venderlo, cosa que desmiento, nunca hubo intenciones de vender; pero ahora no podemos adquirir un crédito para poder financiarnos, porque la propiedad ya no nos sirve para eso”. De esta manera, le respondió al concejal Jorge Degli Innocenti, quien había deslizado la posibilidad de que Doval quiera "construir un edificio de 40 pisos o vender el predio".

Cruces. Cuestionó a los concejales que votaron a favor de este proyecto, particularmente al titular del bloque FpV, Jorge Degli Innocenti, a quien calificó como "concejal vitalicio". "No le conocemos otra profesión", apuntó.

“Nosotros y nuestro conductor ahora mantenemos una línea política coherente, donde más allá de los vaivenes de la política, él estuvo siempre enrolado dentro del FpV. Pero Degli Innocenti tendrá que explicar por qué estuvo desde Herminio Iglesias, pasando por Menem, estando con Duhalde criticando a Cristina y ahora paso a ser un cristinista de la primera hora”, disparó Fariñas.

No obstante, admitió que “eso es parte de una interna política partidaria que a los trabajadores no les importa, pero sí les importa que el Municipio esté buscando ataques permanentes contra la obra social, con el único objeto de hacer creer que Avellaneda es la ‘Cuna de la Resistencia’”. “Nosotros decimos que esta es la Cuna de la Resistencia pero de los derechos de los trabajadores”, afirmó Fariñas.

PR de la Redacción de Info Región