Get Adobe Flash player

Paritarias municipales: escenario conflictivo para una ley en espera

De los 135 distritos, sólo 22 firmaron convenios colectivos y cerca de 45 están en negociación. Los casos más complejos. Críticas de Fesimubo a la nueva prórroga de Vidal: “Está de más”.

Fruto de arduas negociaciones y tensas pujas, la Ley 14.656 de Relaciones Laborales y Negociación Colectiva para los trabajadores municipales bonaerenses, sancionada en la Legislatura el 20 de noviembre de 2014, nació con un plazo de 180 días para su efectiva aplicación en las 135 comunas. Sin embargo, ese período de adecuación se estiró en sucesivas prórrogas que, de todos modos, no surtieron el efecto deseado: sólo 22 intendentes firmaron los convenios colectivos enmarcados en la norma, mientras que alrededor de 45 están en proceso de negociación para tal fin. A todo esto, la fecha tope estipulada para el pleno cumplimiento de la ley (este jueves 14 de julio) fue pateada 90 días hábiles hacia adelante por María Eugenia Vidal.

Aunque dos secciones de la 14.656 ya estaban en vigencia desde enero pasado, el régimen supletorio (sección tercera) que contempla la antigüedad, las licencias y los pases a planta permanente, entre otros aspectos, se mantiene en compás de espera. De acuerdo a la nueva prórroga de la gobernadora, los 90 días de margen serán sólo para aquellos que estén en etapa de negociación o demuestren voluntad de hacerlo en los próximos 10 días. Pero, en un escenario donde varias comunas registran un alto grado de conflictividad con sus trabajadores, este nuevo incentivo/plazo amaga con caer en el mismo saco roto que las demás prórrogas.

“Los municipios siempre son botines políticos de quien gana, entonces hay intendentes que se sientan y se sienten emperadores”, cuestionó en diálogo conLetra P, uno de los directivos de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (Fe.Si.Mu.Bo.), Daniel Ferro, quien reconoció que puede llevar “tres o cuatro años aceitar” la ley en todo el territorio provincial.

FOCOS DE CONFLICTO. Así el gremialista detalló que existen focos conflictivos como el que se registra en Adolfo Alsina (Carhué), donde trabajadores de dicho municipio comandado por David Hirtz (Cambiemos) se convocaron en asamblea en el hall del Palacio municipal al cuestionar que el intendente “se niega a dar un convenio colectivo de trabajo en Carhué porque quiere seguir con viejas ordenanzas” y “pisotear” al empleado municipal.

También en Avellaneda, Ferro alertó: “Está muy trabado con (Jorge) Ferraresi, que se dice nacional y popular y no está así porque se niega a sentarse con nosotros a hablar de paritarias y convenio colectivo. Ya hicimos presentación en el Ministerio de Trabajo en la provincia para que convoque a audiencia de conciliación”.

Asimismo, el dirigente de Fe.Si.Mu.Bo detalló que se registró recientemente “un caso durísimo en Dolores, con varias movilizaciones, enfrentamientos y mujeres golpeadas”. Misma tensión advirtió en Esteban Echeverría, entre otros distritos.

“La ley es de cumplimiento efectivo, es una carga pública: intendente que no la cumpla, tendrá lo que corresponde”, advirtió Ferro.

PLAZO DE MÁS. Por su parte, el diputado provincial y secretario General Adjunto de Fe.Si.Mu.Bo, Hernán Doval, manifestó que, en general, la reglamentación de la ley de Paritarias Municipales “está bien” pero el nuevo plazo de 90 días fijado por Vidal “está de más”.

En este sentido, el legislador remarcó a Letra P: “¿Cuántas oportunidades más van a dar? Basta. Se tiene que tener un corte. Creo que este plazo está de más, que es un plazo que no hubiese puesto. Ya le dimos 180 días la primera vez y 180 días en diciembre. Ya está, ¿cuántos días más necesitan para poner en marcha el convenio colectivo de trabajo?”

“La paritaria es una realidad nueva en la provincia de Buenos Aires, nunca los intendentes tuvieron que discutir paritarias y creo que algunos se resisten a eso. También es un aprendizaje, algunos distritos que son emblemas del peronismo no tienen convenio colectivo de trabajo. Entonces ahí hay una falencia”, observó el legislador del bloque Peronismo para la Victoria.

Por otro lado, Doval explicó que el régimen supletorio de la ley (sección tercera) “se tomó como el piso para los distritos donde no se quiere discutir paritaria, que los trabajadores tengan un piso de derechos que es bastante alto. De no existir paritaria, entra el régimen supletorio concebido como el piso de derechos del régimen laboral.

Ante eso, el diputado bonaerense y dirigente de Fe.Si.Mu.Bo señaló que los intendentes que no se adecúen “seguramente van a recibir la intimación del sindicato correspondiente, que a partir del día de la fecha rige el régimen supletorio. La ley hay que cumplirla, si uno tiene que estar intimando a un intendente para que cumpla la ley, estamos medio complicados”.

Además, marcó que el Ministerio de Trabajo provincial, al ser el órgano de aplicación encargado de hacer cumplir la ley, “es el que tendría que encabezar, informando a los municipios que entra el régimen supletorio en vigencia” si no comienzan en un etapa de negociación con los trabajadores.

Lo que creo que está tratando de hacer el Ministerio es darle una última oportunidad a los intendentes para que convoquen a paritarias. Lo que pasa es que, ¿cuántas oportunidades le van a dar? ¿Necesitan diez años para convocar a paritarias? Basta”, cuestionó el legislador.  Mientras tanto, la plena aplicación de la Ley de Paritarias Municipales permanece en espera.

Fuente: http://www.letrap.com.ar/nota/2016-7-12-paritarias-municipales-escenario-conflictivo-para-una-ley-en-espera