Get Adobe Flash player

INSÓLITO: FERRARESI ENTREGÓ EDIFICIO HISTÓRICO ANTE EMBARGO POR DEUDA CON MUNICIPALES

Se presentó ante la justicia la posesión del edificio de la vieja municipalidad como garantía para evitar el embargo de cuentas bancarias. La causa se abrió por irregularidades en la liquidación de la cuota sindical que realizó el ejecutivo por años. “Es un reconocimiento a nuestro reclamo”, sostuvieron desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA). Hace unos años, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) detectó una serie de irregularidades en el descuento de la cuota sindical. Ante eso, realizó una denuncia ante la justicia federal, una causa que buscó recuperar los fondos mal liquidados y que correspondían al gremio. La demanda le reclamó al ejecutivo comunal más de 16 millones de pesos, más las costas del juicio, una pulseada judicial que parece empezar a resolverse. Es que hace unas semanas, se presentó al juez de la causa el título de propiedad del edificio de la vieja Municipalidad, para que sea embargado en la causa. Así se busca evitar que se inmovilicen cuentas bancarias, como en un primer momento desde el juzgado habían pedido que se las identifiquen. “Es un reconocimiento a la veracidad del reclamo”, aseguraron desde el sindicato que conduce Rubén “cholo” García.

La demanda de STMA se lleva adelante en el juzgado federal de Quilmes, cuyo Titular es el Dr. Luis Armella. En octubre de este año, el gremio reclamó la ejecución de 16.579.642,98 pesos, más el 40 por ciento de costas e intereses, que la comuna debe al sindicato por mala liquidación de la cuota sindical. Para cumplir con la orden, se pidió trabar embargo a las cuentas bancarias del ejecutivo de Avellaneda, menos aquellas afectadas al pago de salarios.

Ante esto, según pudo saber Política del Sur, el abogado Alcides Bosisio se presentó ante Armella, como representante de la comuna, y propuso trabar embargo sobre la propiedad ubicada en avenida Mitre 366, en Avellaneda. Allí funcionaba el viejo edificio comunal. Según los documentos presentados por el abogado, dos inmobiliarias locales tasaron la propiedad en 15 millones de pesos y en 33,5 millones, y se puso a disposición de Armella los detalles de la ubicación catastral.

A mediados de noviembre, el juez Armella, a través de la resolución 40420/2015, rechazó el pedido de embargar fondos contra la municipalidad, pero aceptó el viejo palacio municipal como garantía, ante la presentación del abogado de la comuna. El mismo dijo que se enteró del pedido del sindicato “por la página web” del juzgado.

Ante el insólito hecho, desde el STMA tomaron la presentación como un triunfo de una causa que lleva mucho tiempo. “Este hecho resulta un reconocimiento a la veracidad del reclamo impetrado por el STMA”, le dijo a Política del Sur una fuente del sindicato.

La relación del gremio y la gestión de Jorge Ferraresi viene tensándose, y en el último tiempo generó algunas medidas muy polémicas de parte del intendente, rechazadas por los trabajadores. En una de las últimas, apenas ganadas las elecciones, se hizo circular un decreto que quitaba bonificaciones retributivas que recibían los trabajadores en sus magros salarios , generándo el firme rechazo del gremio, que lo acusó de llevar adelante “políticas de ajuste”. “Ese decreto fue derogado por otro, dos días después de su publicación, para desactivar las medidas de fuerzas, fue un triunfo de los trabajadores municipales. A partir de esto, nos damos cuenta quién es realmente Ferraresi, que sigue amenazando a los trabajadores intentando sembrar el terror, amenazándolos con más cesantías, recortes en sus salarios, traslados, o despojarlos de las viviendas que les fueran entregadas y construídas con aportes del Gobierno Nacional, sostuvo el secretario Gremial del STMA Walter Fariñas.

Además, a la hora de llamar a la mesa de negociación que debe discutir el nuevo convenio colectivo de trabajo, de acuerdo a lo que establece la nueva ley provincial 14.656, el Municipio convocó al sindicato UPCN, lo que generó las críticas del STMA y su negativa a iniciar las conversaciones. “Fuimos pensando que se podía producir un buen diálogo, pero ahí nos enteramos que estaba invitada UPCN provincia de Buenos Aires, que no tiene la representación de los trabajadores de Avellaneda, ya que nuestro gremio tiene la personería gremial desde 1968. Por este motivo decidimos no participar de esa mesa, que no tiene legitimidad”, explicó. Fariñas aseguró que “los dirigentes de UPCN son funcionales y funcionarios de la gestión de Ferraresi”.No es la primera vez que la gestión municipal busca introducir otro gremio o Agrupación a las discusiones con el STMA. Hace un tiempo  fomentó la creación de la Unión de Municipales de Avellaneda (UMA), para contrarrestar el poder del sindicato que conduce García.

“No cabe duda que el intendente, ya habiendo asegurado su mandato por cuatro años, comenzó a inyectarle una fuerte dosis de pragmatismo neoliberal al mejor estilo de los años ‘90, del que durante todos estos años se llenó la boca afirmando que fue lo que perjudicó a nuestro país”, se quejaron desde el STMA.


Fuente: Política del Sur.